El desabasto de gasolina que se vivió en fechas recientes en varias partes del país e incluso los bloqueos ferroviarios en Michoacán, pusieron a prueba la paciencia tanto de la población que apoya las medidas tomadas por el gobierno, como de aquellos que tienen una opinión distinta de la llamada cuarta transformación.

En términos empresariales, la iniciativa privada vio compleja la cuesta de enero por este tipo de crisis, porque entre otras cosas, su infraestructura logística y cadena de suministro les mostraron dónde están parados.

Las organizaciones preparadas activaron su Plan de Recuperación de Desastres (DRP por sus siglas en inglés), el cual permitió reducir los efectos de la crisis, como fue blindar sus inventarios e incluso accionaron su canal de proveedores sustitutos de materias primas para asegurar la continuidad de sus operaciones, estos son algunos de los beneficios que les brinda un DRP, aunado a sus plataformas omni-canal (venta en línea con canales de distribución modernos).

(…) Pero qué pasó con las compañías no capacitadas para dar respuesta a esta situación exógena, improvisaron en el camino o pararon operaciones y dejaron de entregar sus productos, lo que impactó directamente en su competitividad.

En la práctica, este último fenómeno es común en la mayoría de las empresas en México, particularmente entre las Pymes, porque no ven a la logística como un motor de competitividad, sino como un gasto innecesario.

¿Qué tan valorada está la logística en México?

De acuerdo con los resultados del estudio “La Cadena de Suministro como Motor de la Competitividad”, realizado por EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, GS1 y Logística de México se conoció que, de 50 empresas encuestadas, el 59% respondió que no es necesario considerar las expectativas de los clientes en el diseño de sus operaciones logísticas, mientras que 41% sí toma en cuenta a sus compradores para ese propósito.

Lo que nos dicen las redes de logística modernas, es que el factor más importante a considerar al diseñar la logística de un negocio, es poner al cliente en el centro, y diseñar en base a sus requerimientos y necesidades.

El análisis reveló también que las herramientas de planeación basadas en tecnología sí tienen un gran impacto en el desempeño de sus empresas, el 53% así lo afirmó. Aunque el 76% no cuenta con equipos automatizados de pronóstico y planeación.

Director general de Logística de México y vicepresidente de comercio exterior y logística de la American Chamber of Commerce of Mexico AC (Amcham).