Eric Porras, director general de programas MBA de EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey; José Ambe, director general de Logística de México y Gerardo Brehm, director de Mercadotecnia & RI de GS1 México, presentaron el estudio “La cadena de suministro como motor de la competitividad en México“, en La Hacienda de Los Morales.

Los parámetros principales en los que se enfocó el estudio fueron: la planeación y producción; centros de distribución (CEDIS); transporte, terciarización de servicios logísticos (3PL y 4PL), así como los diversos roles que manejan proveedores y clientes.

El estudio arrojó que el 90% de las 50 empresas encuestadas consideran la logística y la cadena de suministro como factores clave para lograr sus objetivos de negocio en sus respectivas industrias. Además de que la cadena de suministro está posicionada como prioridad en las corporaciones de la siguiente manera: En empresas grandes la involucración de los directivos es del 92%; mientras que en las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) es del 84%.

En cuestión de transporte, Porras dijo que las empresas grandes tienden a tener mayor capacidad económica, más acceso a crédito y para ellas es más fácil tener flotas de transporte propio, les ayuda a ser accesibles, muy eficientes, mueven más volumen de mercancía y las empresas Pymes normalmente tienen que tercerizar esa parte del transporte, “si pensamos que hay una mayor integración entre Pymes y empresas grandes, se puede aprovechar mejor el sistema de transportes o los recursos que pueden tener las empresas”.

Agregó que para hacer más eficiente la operación del transporte, se requiere mayor integración de las zonas productivas, con mayor eficiencia y mirar cómo las empresas están logrando esa colaboración entre proovedores y empresas consumidoras de la materia prima para mejorar los procesos productivos. Implementar un sistema de mejores prácticas para que conozcan las mejores prácticas empresariales y que logren bajar sus costos pero a la vez el gobierno tiene que mirar cuáles son los sectores prioritarios para atender desde la infraestructura de la logísitca, cuál es el área que pueden mejorar para que las empresas puedan ingresar sus materias primas y exportar el producto terminado.

Respecto a los centros de distribución, el estudio arrojó que son las grandes bases de la competitividad en la industria y sus estrategias están concentradas en:

Mayor nivel de servicio (59%)
Reducción de costos de transporte (41%)
Reducción de costos de almacén (39%)
Simplificación de la estructura (22%)

Por su parte, Ambe enfatizó en que el núcleo de toda la cadena de suministro debe ser el cliente, ubicarlo dentro de la estrategia y conocerlo a fondo, al igual que sus necesidades, ya que de lo contrario buscarán otro proveedor.

Finalmente, Brehm enfatizó en que las grandes empresas son dos veces y media más proclives a ser eficientes, por lo tanto, son dos veces más propensas a ser dos veces más ágiles y alrededor de una y media más devotas a ser flexibles que las Pymes.

El estudio fue aplicado a 50 empresas, 88% mexicanas y 12% de capital extranjero, de diversos sectores como el automotriz, retail, farmacéutico, consumo, manufactura, servicio y agronegocios, respectivamente.

 

  • Alianza Flotillera